Uno de los responsables en hacer que tu boda se celebre sin sobresaltos, es ese pequeño colectivo de mujeres que te han acompañado en todos tus quehaceres, que han soportado tus pataletas, que te han dejado su hombro sobre el que llorar y que han aguantado que no hubiera otro tema de conversación durante al menos doce largos meses.

Tus Damas de Honor

Seguro que ya sabes de qué hablo o mejor dicho de quiénes, pues sí, de tus damas de honor, elegidas entre tus familiares y amigas, se merecen un detalle especial para agradecer su inestimable ayuda.

Y eso mismo es lo que pensó mi querida Ana, que a pesar de estar tan ocupada con tantos preparativos, aún tuvo tiempo para darles esta pequeña sorpresa a sus invitadas más destacadas. Nuestra novia tenía muy claro con qué regalo quería emocionar a sus amigas, una ilustración de todas juntas, pero no de un momento cualquiera, sino de uno de los momentos más importantes de su vida, su boda.

¿Cómo hago una Ilustración de boda si la Boda aún no se ha celebrado?

No iba a ser tarea fácil, pues el día B aún no se había celebrado y desconocía muchos detalles, tales como el vestido de novia, su ramo de flores, los trajes de las invitadas, a las propias invitadas… pero una vez más, Ana lo tenía todo previsto.

Enviándome imágenes de referencia para que conociera a sus damas de honor, sus vestidos y detalles de su traje pude realizar esta acuarela “futurista” como si esta instantánea ya hubiera sido captada por el ojo humano.

Regalo para las Damas de Honor