Customizar zapatos, es lo mismo que personalizarlos.

Adaptamos los zapatos de nuestro cliente a su gusto.

Un par, dos pares y hasta tres pares de zapatos, cuántos pares del mismo color podemos acumular… Qué le vamos a hacer, nos encantan los zapatos.

Esta vez mi cliente repite, ya pudiste ver sus salones azules en mi anterior post de zapatos pintados a mano.

En lugar de enviarme unos zapatos nuevos, prefirió dar otra oportunidad a estos bonitos tacones negros, los cuales tenía olvidados en un armario. Con una muestra de la tela con la cual había que combinarlos, comenzamos a preparar la decoración conforme al vestido, así todo haría juego.

Mi cliente lo tenía claro, quería corazones, no hubo más información que esa, así que para empezar a customizar los zapatos, lo primero es preparar el diseño: entrelazado de corazones con la suela en fucsia para que destacara un poco, sin llamar demasiado la atención.

¿Qué os parece?